La República de Chipre es un país independiente situado en el extremo sureste del Mar Mediterráneo, posicionado de una forma muy estratégica, a través de los años ha sido codiciado por diferentes países.

En 2004 Chipre se convirtió en miembro de pleno derecho de la Unión Europea y adoptó el euro en 2008 como moneda oficial. Como ex colonia británica la República tiene un sistema jurídico basado en el Derecho Anglosajón, muy similar al sistema legal del Reino Unido, especialmente en lo que respecta a la ley corporativa. También hay una larga tradición en la prestación de servicios de planificación fiscal que ha dado paso a formar el su sistema de impuestos de una manera muy favorable. A pesar de los recientes acontecimientos, concretamente el 2013 de recapitalización impuestas por el Eurogrupo, donde se vieron afectados los dos bancos principales de Chipre (Laiki Bank y Bank of Cyprus), las empresas chipriotas conservan las mismas ventajas competitivas y el mismo atractivo para los inversores, junto a un alto nivel y profesionalidad en su banca y servicios corporativos.

Chipre tiene una población de casi 840.000 habitantes y los idiomas oficiales son el griego y el turco, el Inglés es ampliamente utilizado entre el entorno empresarial y en las instituciones lo que hace que sea muy fácil para los inversores internacionales establecerse en el País. Con la creación de decenas de miles de empresas en la isla, Chipre es un centro financiero y de negocios. Esto se ha logrado principalmente debido a:

  • La política del gobierno cercana a los negocios
  • la ley de secreto bancario
  • ubicación geográfica
  • Excelente infraestructuras
  • alto nivel de vida y de seguridad
  • Planificación fiscal