Las entidades bancarias, ya sean offshore como onshore, pueden prestarles este tipo de documentos. Las cartas de crédito aseguran el pago a un vendedor de bienes o servicios, proporcionando ciertos documentos que deben presentarse al banco.

Además, gracias a este documento se demostrará que el vendedor ha realizado las obligaciones especificadas en el contrato o que los productos cumple con las exigencias de los compradores. A cambio de estos documentos, el beneficiario recibe el pago de la institución financiera que emitió la carta.

La carta de crédito sirve como garantía para el vendedor que se pagará independientemente de si el comprador no paga en última instancia.

El Banco requerirá que se realice un depósito fijo igual al 105 % del valor de la carta de crédito. Además, el Banco aplicará algunas comisiones y tasas que variarán dependiendo de cada caso.